En la FilBo también hay espacio para los niños

01/05/2015

Si recordamos lo que es ser niños, recordamos que en ese mundo que se mira desde abajo pero se vive como en nubes todo recobra vida, pues como niños creamos  mundos distintos a cada instante; se crea historias, espacios y personajes por cada segundo vivido y se es capaz de vivir y relacionarse con personajes que no existen pero que en la mente son tan reales como las manos, el rostro o el cuerpo.

Así es como se vive con ojos de niño la Feria del libro, donde las obras de los escritores recobran vida para sacar a sus protagonistas favoritos de las historias y darles la oportunidad de conocer a esos personajes que ellos creían imaginarios pero que esta semana de Feria recobran vida y se salen de las líneas para jugar, reír y vivir con ellos.

No importa la edad, desde los recién nacidos hasta los más grandes tienen el goce de vivir la Feria al 100, empezando desde los bebes, se brinda todo una zona que muestra que los bebes si pueden leer, ofreciendo libros que empiezan desde el blanco y el negro para transcurrir en el mundo rojo, verde y amarillo; luego juegan con los sentidos y terminan con hojas en blanco para que él  escriba su propia historia, desde manchones de comida hasta un punto simple, silencioso pero lleno, muestran que escribir y leer no solo es juntar las vocales, las letras y luego las palabras, sino que leer también es sentir y vivir el mensaje y así es como la Feria les da ese primer acercamiento al mundo de los libros.

Luego pasamos a los niños un poco más grandes, los cuales están dando sus primeros pasos, fuertes y rápidos y así mismo van siendo más inquietos con sus sueños y deseos, donde quieren jugar a cada instante y tiene curiosidad por todo lo que les rodea; la Feria les ofrece una serie de mini obras de teatro donde se les muestra mundos que existieron, como el caso de la época de los dinosaurios; mundos que aún no han surgido, como la era espacial que muestran muchas caricaturas; y mundos que sabemos que existen, pero que están muy lejos de nuestra realidad cotidiana; todos estos, mostrados, entendidos y expandidos en la vida de cada quien gracias a los libros.

Seguimos con los chicos que ya han leído y jugado más con la vida y sus experiencias, los cuales tienen espacios para interactuar con los autores de mano a mano, tienen talleres de escritura, ilustración, mini bibliotecas o simplemente espacios de juego, todos estos alrededor de un libro. Así mismo, tienen la oportunidad de llevar a sus casas libros que se salen de las paginas a cada instante, por ejemplo, recetarios de sueños, donde ellos pueden leer una historia cada noche y esta se sale de las paginas tan pronto él decida apagar la luz y darle vida a la historia que estaba leyendo o la que él mismo escribió.

Y así es como la Feria del Libro se ofrece a los niños, en su mes y en su día les brinda una infinidad de mundos que pueden vivir a cada ciertos pasos que vayan dando, para que ellos vivan el universo de los libros y entiendan que el oficio de un escritor muchas veces, por no decir siempre, es seguir siendo niño, donde plasma en sus páginas esos mundos que no existen para muchos pero que en cada hilar de las palabras van recobrando vida en su mente y en la mente de otros, tal como lo hacía en su infancia y de igual forma como lo hace un niño.

Pues bien, que mejor manera que celebrar el mes de los niños volviéndoles reales todas esas historias que vienen de la mano de su imaginación, llevándolos a vivir mundos de ensueños que se acercan mucho a lo que ellos tienen en la mente y que otros escriben para que puedan volverse un tanto más reales. Así pues, no le diga a un niño que tiene que leer, recordémosle que nunca tiene que dejar de imaginar, de soñar y de vivir las historias de su mente que puedan que se conviertan reales, bien sea en unas páginas, en un objeto o en un espacio; y así, si se les muestra que los libros dan vida, le aseguro que jamás se aburrirá y dejara a un lado el buen oficio de leer.

Laura Torres

Redacción Cultura, Entre Líneas

No hay comentarios

Agregar comentario