Archivos de Categoría: Internacional

17/02/2015

 

foto de http://www.jacobinmag.com/

Las recientes elecciones ocurridas en Grecia arrojaron como ganador al partido de izquierda radical Syriza y su líder Alexis Tsipras se posesionó como primer ministro recientemente. Esta victoria ha alimentado las esperanzas de la sociedad griega de que la situación de este país mejorará, ya que el nuevo gobierno ha prometido aplicar nuevas medidas distintas a las ya tomadas para solucionar la crisis griega. Sin embargo, esta victoria deja más preguntas que respuestas, ya que se plantea difícil llevar a cabo las promesas del nuevo gobierno.

Estas dificultades yacen no tanto en el interior del sistema político griego (donde Syriza, por medio de un pacto con un partido de derecha nacionalista posee las mayorías en el parlamento griego) sino más bien en el exterior, donde las trabas a las políticas anti-austeridad que planea llevar a cabo el gobierno de Tsipras se plantean más fuertes, ya que deberá negociar con la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) para reversar las medidas de austeridad que le han sido impuestas a Grecia; además deberá buscar el apoyo de otros gobiernos que respalden sus posturas y que le permitan negociar con sus grandes acreedores (Alemania, por ejemplo). Todo esto hace ver el panorama bastante complicado en el exterior para el desarrollo de las políticas del gobierno griego; más aun, las posturas de las grandes potencias de la Unión Europea, quienes se han mostrado reacias a aceptar una negociación de la deuda griega o muy cerradas a una nueva forma de salir de la crisis como la que apoya Tsipras y que implica dejar de endeudar cada vez más al país. Pero lo importante es que existe la voluntad de negociar entre las partes y se plantean escuchar las propuestas, como ya se observó en la gira del ministro de economía del país helénico por Europa.

Finalmente, la victoria de Syriza en Grecia plantea una cuestión vital para Europa en los próximos años y es ¿para dónde va la Unión? La crisis ha terminado por darle argumentos a los partidos críticos con las políticas de la Unión Europea, especialmente en los países que han sufrido con mayor rudeza la crisis económica de los últimos años: en Grecia sube un partido de izquierda radical al poder, mientras que el partido de ultraderecha Amanecer Dorado se ubica como la tercera fuerza política del país; en España ha empezado a sonar con fuerza el movimiento político de izquierda encabezado por Pablo Iglesias como alternativa a unos partidos tradicionales que no han logrado contener el desempleo en el país ibérico; mientras que en Francia el partido Frente Nacional de extrema derecha, encabezado por Marine Le Pen, ha ganado fuerza y ha empezado a ganar protagonismo en los últimos meses en el escenario político francés de cara a las próximas elecciones presidenciales. Muchas de estas fuerzas políticas plantean la necesidad de cambiar las políticas europeas o, en su defecto, impulsan la necesidad de abandonar la Unión Europea; por lo cual se hace necesario que se replantee al interior de Europa la dirección en la que va el proyecto comunitario y se planteen las reformas necesarias para llevar a cabo una transformación que permita no solo solucionar la crisis sino llevar a cabo un desarrollo más parejo entre los diversos miembros de la Unión Europea.

Simón Hernández

Revista Entre Líneas, Política.

27/01/2015

 

El escenario internacional se ha visto afectado durante este año por varias situaciones que han movido de distintas formas el orden geopolítico. Las situaciones dadas en Ucrania y en Irak con el Estado islámico han propiciado la intervención de Estados Unidos y nuevas movidas dentro del escenario internacional. Estas actuaciones han llevado a alterar la correlación de fuerzas del escenario internacional, el cual, a pesar de haber pasado más de 20 años desde que se derrumbó el bloque soviético, pareciera encontrarse en una lógica bipolar similar a la de la Guerra Fría, ya que actualmente pareciera presentarse un pulso entre Estados Unidos y Rusia por la predominancia dentro de las relaciones internacionales. Esto se evidencia en sus acciones en los conflictos de Ucrania y Siria, donde ambas partes tuvieron un fuerte pulso diplomático por ser el actor preponderante que llevara a la solución de los conflictos. Por otro lado, la situación con el Estado Islámico se presenta como un reto a la civilización occidental, ya que se erige de facto un gobierno fundamentalista distinto al típico modelo de Estado y cuyas consignas son totalmente en contra del modo de vida occidental.

Frente a esto en Entre Líneas analizamos las posturas de los actores como forma de dilucidar qué se viene para el futuro.

Estados Unidos: Ha intentado actuar como potencial mundial pero sus intervenciones dentro del escenario internacional no le han rendido los frutos esperados, y por tanto tiene en estos momentos varios frentes donde no es claro que vaya a salir triunfador diplomáticamente. En primer lugar, es necesario mencionar la derrota diplomática sufrida ante Rusia con respecto a la situación de Siria, ya que no fueron capaces de sentar a la mesa al gobierno sirio con los rebeldes, ni tampoco de finalizar las hostilidades por medio de las sanciones; los pocos acuerdos alcanzados allí se lograron gracias a Rusia, aunque no se logró acabar con el conflicto.

En segundo lugar, está la situación en Ucrania, donde la separación de Crimea supuso un golpe a la diplomacia estadounidense y europea, quienes no pudieron hacer nada para detener la secesión de esta región; sin embargo, el conflicto no acabó allí y han surgido fuerzas separatistas en más regiones del oriente ucraniano reclamando su separación. Ante esta situación Estados Unidos ha procedido a sancionar económicamente a Rusia por apoyar a los separatistas pero esto no ha tenido ningún efecto palpable, permitiendo la avanzada de los grupos de rebeldes mientras Estados Unidos intenta solucionar el conflicto, sin mucho éxito, por la vía diplomática.

Finalmente, se encuentra frente al reto planteado por el surgimiento del Estado Islámico, que surge como una amenaza para la paz en África y en Asia. Aunque por ahora no representa una amenaza para los intereses estadounidenses, es un asunto que puede llegar a complicarse por los niveles extremistas del discurso de estos grupos.

Rusia: Es de momento uno de los grandes ganadores del escenario internacional ya que sus intereses han salido favorecidos en los distintos escenarios de conflicto internacional. En primer lugar, en Siria logró, por medio de la intervención de Putin, sentar a dialogar al presidente Al Assad con los insurgentes, así como logró que el gobierno sirio dejara de usar armas químicas en el conflicto que se produjo en el país. Por otro lado, en Ucrania logró anexar a Crimea consumando una división en ese país donde además han surgido gran cantidad de grupos separatistas pro-rusos que se presumen apoyados por el Kremlin. Por esta situación se ha sancionado internacionalmente a funcionarios del gobierno ruso pero estas acciones han sido en vano porque este gobierno no ha cambiado sus actuaciones y además confía en la posición de dependencia que Europa tiene frente a él con respecto a los suministros energéticos, especialmente de gas. Por tanto, Rusia se erige de nuevo como un actor principal del escenario internacional.

La Unión Europea: Ha lucido por su falta de iniciativa en la escena internacional, ya que le apuesta a una diplomacia mucho más disuasiva y menos activa, teniendo siempre que actuar de la mano con los Estados Unidos en el marco de la OTAN dentro de los conflictos internacionales. Es así como en el conflicto sirio se mantuvo como un actor de segundo plano, aunque trató de conducir esfuerzos diplomáticos para lograr el fin del conflicto en Siria. Por otro lado, en Ucrania intentó solucionar el conflicto por vías diplomáticas y luego imponiendo sanciones económicas a Rusia, aunque fue demasiado tímida debido a ser aún dependiente del gas ruso. Finalmente, con respecto al surgimiento del Estado Islámico, la Unión Europea ha condenado el surgimiento de este grupo e incluso Alemania ha anunciado en una decisión histórica el envió de asistencia al norte de Irak, con lo cual demuestra que quiere obtener un mayor protagonismo a nivel internacional.