Trail running: cuando la osadía de un corredor llega al extremo

Fuente: Leonardo Elkin Sanabria

Si ha pensado que correr una maratón es duro, ¿se imagina correr más de 100 kilómetros durante dos días seguidos y sin parar? Existe una modalidad del running que está retando la osadía de los corredores en el mundo: El Trail Running. Aquí le contamos de qué se trata y todo lo que un corredor puede lograr cuando tiene hambre de triunfo.

Salir a trotar es uno de los propósitos más comunes en la gente. Hoy en día la motivación es latente gracias a la era saludable que se está creando en el mundo y también a las nuevas carreras de ruta que se están creando. En Bogotá y demás ciudades del país, ya contamos con variadas carreras de 5k, 10k y más distancias, la más conocida: La media maratón de Bogotá, carrera de 21 km que se desarrolla por la ciudad. Sin embargo, existen personas que no paran de asumir retos y hace aproximadamente 6 años, llegó a Colombia el Trail Running, el cual consiste en correr a campo traviesa, por senderos y montañas, bajo las condiciones más extremas, “se suben montañas rocosas, con pasto, nieve, barro, también se pasa por ríos, por abismos y muchos terrenos más” nos cuenta Leonardo Sanabria, un corredor de toda la vida que se le ha medido a varios retos del running.

La distancia comenzó siendo de 25 km y, poco a poco, se fue extendiendo donde desde hace 3 años, las carreras de ultra distancia se han empezado a disputar en el país. Estas, llegan hasta los 167km. La ‘Chicamocha Canyon Race’ es la carrera más larga del país (100 millas), sale de la población de San Gil y se introduce directamente al Cañón de Chicamocha, pasa por diferentes pueblos y caminos donde se logra disfrutar no solo de la magia de la naturaleza, sino también de sus terrores. También está la Ultra-Trail Parque de los Nevados (93km), que “sale de una finca de la población de Villa María que es cerca de Manizales, se entra al Parque de los Nevados, sube hasta casi los 5000 msnm, toca el borde de nieve del Nevado de Santa Isabel, se mete entre los páramos y vuelve y termina en otra finca de Villa María” cuenta Leonardo, quien obtuvo el primer puesto en esta carrera en agosto del año pasado y recalca que “la exigencia es brutal porque correr sobre los 5000 metros es muy complicado”.

Cabe resaltar que se trata de carreras avaladas por la ITRA (International Trail Running Association), organismo que las regula y valora como clasificatoria para el Ultra Trail du Mont Blanc (la más competitiva a nivel mundial), lo que la hace más apetecida para atletas nacionales e internacionales.

Estas competencias son de modalidad Non-Stop y puede extenderse hasta dos días para terminarla. Para esto, la organización exige un equipamiento básico para llevar: los corredores suelen llevar un camelbak con un silbato, esparadrapo, bloqueador solar, celular, agua y las provisiones de comida que uno desee, además de llevar una chaqueta rompe vientos. No obstante, cada 15 km se encuentra un punto de hidratación y comida que provee la misma organización y “en los kilómetros 67 y 100, se encuentran los puntos de avituallamiento, donde encontrarás dos maletas con provisiones que se le dan a la organización previo a la carrera, allí se puede dejar ropa y zapatillas de cambio, la alimentación que quieras y todo lo que creas necesitar al llegar a esas dos distancias” cuenta Leonardo, quien también a partir de su experiencia añade que se va conociendo a sí mismo y se va dando cuenta qué le favorece y qué no, en cuanto a alimentación e indumentaria, por ejemplo, “uno tiene que llevar un tarrito pequeño de vaselina, antes de salir a correr, uno se aplica en los pies, entre las piernas, en las axilas, en las tetillas, en todas las partes donde va a haber roce y que por estar 24 horas corriendo en el día a pleno sol, te va quedando sudor que te puede generar quemaduras y lesiones que te pueden llegar a obligar a retirarte; para los pies uno lleva una aguja con hilo para tratarlas, vendarlas de una vez y seguir en carrera”.

Pensar en correr tantas horas seguidas y con poco descanso haría pensar que existe algún espacio para descansar, sin embargo, “no se para a dormir, hay personas que ya por el cansancio, el mismo cuerpo se los pide y al llegar a los puntos de avituallamiento, pueden dormir 15 o 20 minutos a dormir y seguir, no es aconsejable se queden en cualquier parte en medio del camino para hacerlo. El problema es que, si vas con límite de tiempo y te pasas, puedes quedar descalificado (se da límite de 50 horas). Depende también de la estrategia, si quieres ganar, tienes que llegar, coger tus provisiones y seguir de largo” nos relata.

Estando en carrera, no solo se enfrentan a un reto físico, también a uno altamente psicológico “tienes que ser muy fuerte, porque puede que vayas en el kilómetro 20 y la mente ya te empieza a decir ‘Esto está muy duro’, ‘Está haciendo mucho calor’, ‘Todavía te faltan más de 100 km’”, prácticamente se recorre solo, estando rodeado de las extrañezas de la naturaleza, la oscuridad, pero con la motivación de superar el reto y obtener la satisfacción del deber cumplido.

Andrea Pérez

Redacción Deportes

Fuente Leonardo Elkin Sanabria (2)
Fuente-Leonardo-Elkin-Sanabria

No hay comentarios

Agregar comentario