Theresa May, la poderosa feminista



La nueva primer ministra del Reino Unido, que llegó desde el 13 de julio pasado, tiene en su historia, además de astucia para mover los engranajes de la política, una lucha por el papel de la mujer en su región. Así es la rígida y fuerte Theresa May; una versión londinense de Ángela Merkel que no dudará un segundo para "hacer valer la fuerza, su ejército y la tecnología".

El Reino Unido se caracteriza por ser una de las zonas más conservadoras de Occidente y sus representantes no demuestran más que eso. De hecho, ver a Theresa May, la sucesora de David Cameron, es tener un atisbo de "la nueva Dama de Hierro", como la calificó la prensa local. Lo curioso es que ella impulsó la carrera política del primer ministro saliente cuando recién era un aspirante a prácticas en el Parlamento y hoy llega a limpiar el desorden que él dejó.

 

Su juventud

De joven no veía un futuro en la política, de hecho estudió geografía para dedicarse a esa rama de las ciencias sociales, hasta que en el 76 en plena guerra fría se dio cuenta que su carrera podía utilizarla para impulsar una vida diplomática.

Sin embargo, pese a que una mujer, la Reina Isabel, era la persona más importante de su país en esa época así como hoy en día, el machismo se olía en cada rincón del sector público, pero su astucia con los números y la facilidad de tener el hábito de meterse en la mente de los demás la llevaron a abrirse campo y a relacionarse con el sector privado y en el Banco de Inglaterra.

 

Un carácter femenino particular

Lo que buscaba siempre era no perder oportunidades por ser mujer, y, aunque se identificaba con el conservatismo inglés, encontró que sus líderes tenían preferencias por nuevos aspirantes hombres; por eso a finales de 1992 publicó un ensayo titulado "Cuando los intocables no quieren a las mujeres más que en sus camas", una posición con la que evidenció que quería entrar a la política para defender sus ideas y el papel femenino. Para ella "El Reino Unido no puede tolerar gobernantes que quieran hacer leyes para hombres en el campo de golf mientras esperan la cena preparada por sus mujeres en el hogar".

Las directivas del conservatismo son hombres tradicionales de Londres, por eso mismo, no le dieron el apoyo suficiente para que fuera nombrada diputada en varias oportunidades. En la política inglesa se dice que fue ella quien pidió reformar los estatutos de su Partido que rechazaban al género femenino. Su carácter la llevó a ir escalando peldaños y a tejer relaciones con los poderes de Gran Bretaña.

 

Sola contra el mundo

A ella se le conoce por ser alguien ágil en el Parlamento. Entre sus múltiples victorias está impulsar leyes que unificaban el bipartidismo en el Reino Unido. Se le destaca como la mujer fuerte que peleó de joven contra los directores de su propio grupo político hasta que fue sacándolos del camino.

May entendió que para crecer necesitaba más apoyo y por eso impulsó el ingreso de más mujeres al Parlamento y esas mujeres luego le devolvieron el favor de haberles ayudado, convirtiéndola en directora del Partido, y, como cualquier político, desde que tenga al legislativo en el bolsillo será cuestión de tiempo para hacerse con el trono de la presidencia.

 

Joaquín López
Redacción Entre Líneas
joaquinlopez@entrelineas.co

No hay comentarios

Agregar comentario