Saudó, terror y abandono en el pacífico



La más reciente película del director Jhonny Hendrix Hinestrosa cuenta la historia de Elías, un médico que a pesar  de sus adversidades de infancia pudo consolidarse como un profesional con una familia conformada por su bella esposa (Estefanía Borge)  y su hijo adolescente. Al sentir el llamado a esa sitio olvidado en el tiempo por medio de sus tormentosos recuerdos de infancia, Elías busca dar soluciones a sus preguntas  en esa mítica y paranormal tierra llamada Saudó.  Las respuestas son más confusas que sus dudas.

La segunda obra de Hendrix como director sigue ahondando en la misma región que lo
vio nacer. Con su primer largometraje “Chocó” la mirada hacia su tierra fue más aterrizada a un contexto familiar y social. Si se permite la expresión, una mirada intimista y una crítica a la minería ilegal adornado con marimbas de chonta y paisajes del pacífico. Sin embargo, ésta película es una obra totalmente distinta, es una mirada desde lo místico y lo sobrenatural, desde el terror, los recuerdos del pasado y una búsqueda con conclusiones difusas.

Así como existe Quibdó, Baudó, Bagadó, Juradó, y Tadó, en esta narración nos encontramos con Saudó, un territorio cuya única manera de llegar es perdiéndose en la longitud del río y que, a pesar de su trágica historia, invita al protagonista  a volver a donde todo comenzó. A diferencia de Odiseo, quien quiso volver a su amada Ítaca en La Odisea, Elías siente el peso de volver forzosamente a Saudó por los eventos sangrientos y los recuerdos tormentosos que ha sufrido justo cuando su hijo tiene la edad en la que él fue el sobreviviente de una trágica catástrofe.

Uróboro. La serpiente que se come a sí misma como símbolo del eterno retorno

Uróboro. La serpiente que se come a sí misma como símbolo del eterno retorno

La película indaga sobre los mitos y las leyendas del pacífico colombiano y su innegable descendencia  reflejada entre magia, ocultismo y brujería formado por sincretismos entre el español/blanco/colonizador/católico y  el candomblé, la santería y los cimarrones producto de la diáspora africana.

Rescatar la mitología del pacífico convertida en una historia de terror local, más que  buscar la intención de “asustar” , sugiere una reflexión que quizá no lo buscó el equipo de trabajo y muy posiblemente sea un resultado de la coincidencia con  la actualidad o una simple idea conspiracional de quien escribe este escrito. Chocó es el Saudó de Colombia.

 Protestas en Chocó  el 20 de julio  por  el abandono estatal

Protestas en Chocó el 20 de julio por el abandono estatal

Especial para Entre Líneas, por Nicolás Torres. 

saudo (imagen1)
Uróboro (imagen2)
chocó abandono estatal (imagen 3)

No hay comentarios

Agregar comentario