Samsung necesita reconquistar al mundo con el Galaxy S8



Imágenes: androidpit.es & elandroidelibre.com

Después de las pérdidas económicas y de confianza por cuenta del Galaxy Note 7, ahora es más importante que nunca que Samsung cautive a actuales y nuevos usuarios con su próximo teléfono, el Galaxy S8. A menos de 3 meses de la fecha usual de lanzamiento, los rumores y las comparaciones con el iPhone 7 no han faltado.

En 2016 Samsung tuvo que enfrentar una gran crisis por cuenta de las fallas que generaron la explosión de las baterías de su Galaxy Note 7, el más reciente de su gama de phablets (mezcla de teléfono y tablet). Las pérdidas económicas han sido de más de 5.000 millones de dólares, pero la confianza perdida por parte de los consumidores es invaluable teniendo en cuenta que, por ejemplo, algunas aerolíneas de EE.UU. no dejaban abordar a pasajeros que tuvieran este dispositivo por temor a explosiones.

Por eso la empresa surcoreana debe, como se dice popularmente, sacarla del estadio con su próximo lanzamiento en 2017, cuando tendrá la oportunidad de decirle al mundo que aprendió de sus errores, que la seguridad es parte fundamental en sus dispositivos y que es el digno competidor del iPhone 7, su habitual y más feroz contrincante.

La primera novedad confirmada para el Galaxy S8 es una actualización de S Voice, su asistente por voz, luego de la adquisición de la compañía Viv Labs Inc. Es muy importante tener en cuenta esto debido a que entre sus fundadores están Dag Kittlaus y Adam Cheyer, co-creadores de Siri, el asistente de voz de Apple. Aunque no se conocen detalles al respecto, se especula que podría tener dos versiones, una con voz masculina y otra con voz femenina.

Los rumores inician nada más con la fecha de lanzamiento. Por un lado, se dice que sería en el Mobile World Congress en Barcelona, España, celebrado entre el 27 de febrero y el 2 de marzo de 2017, pero, por otro, se menciona que podría dilatarse hasta abril por un retraso en la producción mientras se conocen las causas de la explosión de los ejemplares del Galaxy Note 7, que, según se ha dado a conocer, se debió al “agresivo diseño” que no dejó espacio suficiente para la expansión de la batería, que sucede con los habituales ciclos de carga y descarga, lo que la sometió a una presión indebida y causó su explosión.

El almacenamiento interno es fundamental para conservar todas las aplicaciones que queramos (y todas las imágenes, videos y notas de voz que recibimos por WhatsApp), por lo que estarían disponibles con 64 y 128 GB de almacenamiento, algo muy importante debido a que buena parte de los celulares Android no superan los 16 GB (y otros que no superan los 8 GB). También tendría ranura para memoria extraíble. La memoria RAM podría ser de 6 GB si vemos que en el Galaxy S6 era de 3 GB y en el S7 y el Note 7 de 4 GB

Respecto al diseño del teléfono, una de las polémicas de este año podría repetirse teniendo en cuenta la posible eliminación del puerto para audífonos. El iPhone 7 fue polémico y blanco de burlas y ataques al conocerse que no permitiría conectar audífonos en la forma habitual sino a través de un adaptador o inalámbricamente. Samsung estaría considerando seguir sus pasos para tener un diseño más delgado (obviamente aprendiendo de sus errores) e incorporaría un puerto USB-C (el Note 7 ya lo tiene), al cual habría que conectar un accesorio para usar audífonos tradicionales, siendo un avance del ya conocido conector micro USB. Si considerara vender auriculares inalámbricos, debería tener en cuenta el precio y ofrecerlo a un precio más bajo ($ 477 mil pesos por los de Apple es bastante dinero).

Otro cambio físico que podría incluir el Galaxy S8 es la eliminación del botón de Inicio, con lo cual su lector de huella sería trasladado al interior de la pantalla, siendo el primer fabricante en llevarlo a cabo. El lector, al menos entre el Galaxy S5 y el S6, tuvo una mejora al requerir solo ubicar el dedo, al estilo del iPhone y los más recientes iPad, en vez de tener que deslizarse. Al eliminar el botón, se uniría al estándar de los demás productores de teléfonos Android, debido a que es el único que todavía lo tiene en su diseño.

La capacidad de la batería sería de 4200 mAh, pero no es muy posible que se concrete si nos remitimos a anteriores teléfonos: el Note 7 tiene 3500 mAh (con una pantalla de 5,7 pulgadas), el Galaxy S7 tiene 3000 mAH (5,1 pulgadas) y el S6, 2550 mAh (5,1 pulgadas). Sería interesante que los tiempos de carga pudieran reducirse más mejorando funciones como la del S7, que permite cargar de 0% a 60% en 30 minutos con el cargador incluido.

Desde el Galaxy S6, Samsung ha presentado un teléfono con pantalla recta y otro con pantalla curva, pero con el S8 ambos teléfonos tendrían la segunda opción. En cuanto al tamaño y resolución, un modelo continuaría con lo visto en sus últimos dos dispositivos insignia y el segundo traería una pantalla de 5,5 pulgadas, aunque se ha conocido que la empresa querría avanzar y dotar a uno o a ambos modelos con 4K. Otro rumor menciona que irían más allá y que el primer modelo sería de 5,5 pulgadas (igual que el iPhone 7 Plus) y el segundo, de 6,2, lo que se podría entender como un guiño a los decepcionados usuarios del Note 7.

En cuanto a la cámara, la trasera podría ser doble, como en el iPhone 7 Plus, el Huawei P9 y el LG G5, siendo una de 12 megapíxeles y la segunda de 13 e incluida solo en la versión de mayor tamaño. La delantera tendría 8 megapíxeles y, aunque no hay comentarios al respecto, sería interesante ver si sigue la línea de otros terminales como el J7 y el J5 e incorpora flash en la parte de adelante.

Adicionalmente se dice que la cámara delantera podría ser de 30 megapíxeles, pero no es muy probable que la empresa surcoreana quiera hacer un cambio tan amplio teniendo en cuenta que tanto el Note 7 como el S7 tienen 12 megapíxeles.

Por último, pero no menos importante, es posible que el S8 incorpore un lector de iris, ya disponible en el Note 7, que permite desbloquear el equipo mirando la pantalla a una distancia de  entre 25 y 30 centímetros. La adopción de esta opción de desbloqueo ha generado comentarios variados teniendo en cuenta que hay personas que no se fían mucho de las opciones biométricas, especialmente después de saberse que un especialista alemán en biométrica logró hackear el Touch ID de Apple al copiar las huellas dactilares y el iris de fotos de alta resolución.

Aunque no todos tengamos fotos en alta resolución y los conocimientos para hacer esto, Samsung deberá prestar gran atención a este aspecto, debido a que estos métodos de identificación y desbloqueo (huella e iris) podrían usarse más a medida que pasen los años y, a diferencia de una contraseña, no es posible cambiarlos cuando se ven vulnerados.

Juan Pablo Alfaro
Redacción Entre Líneas

No hay comentarios

Agregar comentario