“Recibí dinero en la época del narcotráfico”: J. Fernando Quintero




Foto: El país

J. Fernando Quintero es uno de los locutores más importantes del país, ha dirigido diferentes emisoras y sabe bien cómo funciona la radio. Desde afuera, los oyentes no saben qué pasa en el medio y simplemente se quedan con lo que se emite al aire.

Hace un mes el portal Kienyke.com publicó un artículo escrito por Graciela Torres, ‘la negra candela’, en el que se declara a J. Fernando Quintero como payolero, palabra que viene del término payola, y que significa cobrar por debajo de cuerda a los músicos y sus promotores por poner sus discos en las emisoras.

Entre Líneas conversó con J. Fernando Quintero, quien negó cualquier vínculo con la payola; sin embargo, aceptó haber recibido dinero del Cartel de Cali: “Yo trabajé en la época de la mafia, en la época que el Cartel de Cali era fuerte y en esa época todos los de la radio recibimos dinero, yo no tengo ningún reparo, porque cuando a usted le regalan algo, no es delito. Otra cosa es cuando usted le pone la pistola a alguien y le dice: si no me paga, no le pongo el disco; pero eso no lo he hecho con nadie y si alguno declara lo contrario que salga y traiga pruebas”.

—¿Confirma entonces haber recibido dinero del narcotráfico?

—Sí, a mí me dieron dinero en esa época, yo lo recibí como muchísima gente. Lo que sí me deja molesto es que yo no estoy en el medio hace 10 meses. Si yo recibiera dinero, pues hace 10 meses no lo recibo entonces. Pero hay gente en la radio que sí cobra y sigue recibiendo dinero, y ella (Graciela Torres) no los menciona. Hay gente que no recibe dinero pero que acepta viajes y va a conciertos y a cambio viene y pone la música y a esos no los menciona y hay gente cínica que ha recibido viajes y prebendas y sale a criticar a los colegas.

La popular “negra candela” le aseguró a Kienyke que tenía pruebas sobre la denuncia a Quintero: “Lo sé de primera mano porque J. Fernando me demandó por hacerlo público y me lo confirmó en la Fiscalía cuando rendíamos indagatoria, con la justificación de que ‘con esos sueldos que nos pagan toca ayudarse’”.

¿Cuál es su respuesta frente a las denuncias de “la negra candela”?

—Cuando “la negra candela” escribe, yo cierro los ojos, cierro los oídos, cierro todo, porque esa señora no hace periodismo, hace bullying. Y tengo un concepto y una opinión muy severa frente a la gente que es carroñera y que vive del chisme, es decir, de ella no tengo absolutamente nada que comentar.

Lo que ella dice es mentira: la vez que nos encontramos en la Fiscalía yo fui a nombre de RCN a demandarla porque había dicho en su programa que con otro compañero de Radio Uno habíamos comprado la encuesta de sintonía y por eso habíamos salido uno y dos en ese momento. Es decir, lo que nos lleva a la Fiscalía y a tener la desagradable sorpresa de encontrarnos con esa señora no es nada de payola, es una demanda que RCN quiso interponer a través de nosotros para que ella se retractara porque estaba poniendo en tela de juicio un primer y segundo lugar que RCN a pulso se había ganado. La señora está mintiendo y es imprecisa en lo que está diciendo, pero repito, no podemos hacer eco de lo que ella hace porque eso no es periodismo.

—¿Puede darnos nombres de las personas involucradas en el negocio de “la payola”?

—Lo que pasa es que si usted menciona a alguien tiene que probarlo, si no, incurre en un delito. Por eso me abstengo de dar nombres porque no tengo cómo probarlo. Pero yo sí sé que ellos han recibido viajes, dinero, beneficios y demás. Sin embargo, están agazapados, ocultos, calladitos y de ellos nadie dice nada. La payola ha existido y sigue existiendo en menor escala. Aparte de ser locutor he sido promotor, yo también he ido a la radio a pagar dinero para que suenen los artistas que promociono y muchas veces no me han cumplido. A esas personas nadie las denuncia, ni yo las voy a denunciar. Eso es una cuestión más por lograr seguidores y despertar polémica y debate porque ahí no va a pasar nada. Es más, muchos premios grandes que uno no se imagina, tienen dinero de por medio, mucha gente suena y suena porque tiene mucha capacidad económica.

—¿Le ofrecieron dinero mientras dirigía Rumba Bogotá, de RCN Radio?

—En defensa de los salseros debo decir que mientras estuve en Rumba ni yo cobré ni la gente fue a pagar, porque un Maelo Ruiz no necesita pagar para sonar, un Víctor Manuelle, un Gilberto Santa Rosa, un Willie Colón o un Gran Combo no lo necesitan. Artistas como Mauro Castillo o Willy García no necesitan pagar para sonar. La otra parte es que el salsero no maneja la misma cantidad de dinero que cobra un Silvestre Dangond o un Jorge Celedón y no digo que ellos paguen, simplemente que mientras un Mauro Castillo cobra 8 milloncitos de pesos, Celedón o Silvestre cobran 50 millones. Los salseros no tendrían la misma capacidad a la hora de pagar. En síntesis, no veo de dónde hablan de payola cuando no hay plata, la hubo en una época, pero ya no la hay.

—¿Cree que deberían cambiar las lógicas con las que funcionan las emisoras musicales hoy?

—Estamos en el medio en el que la gente pone la música por cualquier peso. La radio está en manos equivocadas. Si alguna vez recibí dinero, hace años no volví a recibirlo porque encontré empresas que me pagaron muy bien. Si bien RCN no creyó en la salsa, me pagaba muy buena plata, por lo que nunca tuve que verme abocado a pedirle nada a nadie.

 

Redacción Revista Entre Líneas

No hay comentarios

Agregar comentario