Podrían ser 26 curules para las FARC, no 10: Paola Holguín



Foto de: Semana

Entre Líneas habló con la senadora del Centro Democrático que junto a su partido, ha expuesto una serie de preocupaciones sobre lo pactado con las FARC en un momento de campaña para el 2 de octubre cuando se votará el plebiscito.

Entre Líneas: ¿Cuál es su balance del fin de las negociaciones?

Paola Holguín: Yo recibí con mucha preocupación el anuncio del fin de los diálogos porque, a las angustias que ya teníamos con los preacuerdos, se suman muchas sobre los anuncios del Acuerdo Final. Es importante aclarar a los lectores que en el Acuerdo Final quedó explícito que los preacuerdos también forman parte del texto final. Es decir, lo que ya había más lo que se anunció en las últimas semanas forman parte de un todo indisoluble. Además todo el acuerdo se incorpora al bloque de constitucionalidad, a través de la conversión de todo lo acordado en un Acuerdo Especial Humanitario. Eso preocupa.

E.L.: Antes se propuso que fueran 9 curules para las FARC en el Senado y 17 en la Cámara. Ahora se conoce que serán 10 en total. ¿No le parece más prudente?

P.H.: Sobre ese tema hay varias cosas. La primera es que es muy grave que se le dé elegibilidad a personas que hayan cometido delitos atroces y de lesa humanidad. Ese es el punto 36 que se acordó en La Habana y es contrario a la Constitución porque debilita la democracia, las instituciones y da mal ejemplo. Además, van a tener aseguradas diez curules por dos periodos y a partir de ahora hasta el 2018 van a tener tres voceros sin voto pero con voz en Cámara y Senado. Tenemos otra preocupación adicional y es que hay 16 circunscripciones especiales, y se dice que ningún partido actual podrá participar para lograr los asientos. Seguramente solo podrán participar partidos como Marcha Patriótica, la UP o el propio partido de las FARC en su momento. Es decir que pueden no ser 10, sino 26 curules las que van a tener aseguradas las FARC gracias a este acuerdo. Y para completar se le da demasiadas gabelas a ese grupo guerrillero una vez se transforme en grupo político. Por ejemplo, a los recursos que le entrega el Gobierno a cada partido para sus labores hay que sumarle que a las FARC se les va a entregar 15% adicional del total de los recursos que se le entrega a todos los partidos. El Gobierno negó que fuera a haber curules a dedo, pero es claro que sí van a existir.

E.L.: Rodrigo Uprimny escribió en El Espectador que en el gobierno Uribe se creó la lay 796 de 2003, que permitía que los paras en el proceso de Justicia y Paz tuvieran acceso a un número plural de congresistas, diputados y concejales en representación de los grupos al margen de la ley, aun si eran perpetradores de crímenes atroces.

P.H.: Eso no es cierto. Parece que Uprimny tiene mala memoria últimamente en varias cosas. Sobre ese tema, las circunscripciones especiales se limitaban a quienes podían hacerlo. Es decir, a quienes no hubiesen cometido delitos atroces y de lesa humanidad y tuvieran condenas por delitos políticos, que es lo que claramente establece la Constitución.

E.L.: ¿Cómo recibió la noticia de la captura de Andrés Felipe Arias?

P.H.: Hay dos reflexiones que uno tiene que hacer. La primera es que teniendo en cuenta que él lleva un proceso de solicitud de asilo político, se le respeten las garantías y los derechos en Estados Unidos; y la segunda, qué mal ejemplo da un gobierno que persigue a muerte a la oposición democrática, mientras quiere darle impunidad al narcoterrorismo.

Santiago Ángel Rodríguez
santiagoangel@entrelineas.co
Redacción Revista Entre Líneas

No hay comentarios

Agregar comentario