El fenómeno que roba vidas en internet

Fuente: finanzaspersonales.com

La intimidación y agresión virtual se han convertido en un nuevo reto para las instituciones dadas sus altas cifras, que generan una alerta inaplazable. Ante ese panorama, diversas iniciativas buscan responder a ese llamado.

El mundo se interconecta cada vez más e internet llega a todos los rincones del planeta. El también llamado ciberbullying, ha sabido aprovecharse de esto para que las personas puedan agredir e intimidar a otras vía web. Los niños y adolescentes  son el mayor público consumidor de redes sociales, aplicaciones y juegos en línea y por ello, son los más expuestos a sufrir ciberacoso. Desafortunadamente no todas las experiencias en línea son positivas, entre algunos ejemplos de ciberacoso se encuentran mensajes de texto no deseados, fotografías o videos vergonzosos o, incluso, modalidades más sutiles como la exclusión.

Las cifras lo demuestran todo, incluso es claro que los jóvenes son los más expuestos y afectados por la violencia en línea. En 2016, una investigación de Microsoft realizada en 14 países reveló que el 65% de los participantes manifestaron haber estado expuestos al menos una vez a un riesgo en internet. También arrojó datos de acuerdo al género: mientras los niños son más propensos a sufrir ciberbullying, las niñas tienden más a perder confianza en sí mismas tanto dentro como fuera de línea, asimismo presentan trastornos de sueño y estrés.

En Latinoamérica hay un panorama preocupante. El 55% de los jóvenes latinoamericanos han sido víctimas de acoso en internet según la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Fundación Telefónica. Para el caso Colombiano, en 2014 la Red de Padres y Madres, PaPaz, reveló que en el país van 6.898 denuncias por ciberacoso. Asimismo, el portal del Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicación (MinTic), registra cifras de 3.793 casos de acoso, de las cuales el 5% corresponden a matoneo virtual. Si bien las estadísticas son importantes, algo que no pueden medir es el daño emocional que está causando éste fenómeno.

Por ello, son muchas las organizaciones e instituciones que adelantan campañas en contra del matoneo por internet. De hecho, el pasado 26 y 27 de marzo de 2017, se celebró en Londres una convención de personas interesadas en el tema del ciberacoso para emprender una campaña de alcance mundial contra este problema. El llamamiento fue por parte de la UNESCO en alianza con el Instituto de Prevención de la Violencia Escolar de la Universidad de Ewha Womans, además cuenta con el apoyo de la organización No Bully. El propósito de la campaña es hacer una vida virtual más saludable, con posibilidades de orientación frente al ciberacoso y una colaboración conjunta entre víctimas y victimarios.

El ciberacoso también ha sido una preocupación fundamental para el gobierno colombiano. CONCIENCIA es una iniciativa creada por el MinTic y apoyada por Pony Malta dentro del marco de la estrategia llamada Paz Digital, que busca, a través de un concurso, instruir y educar a niños y jóvenes sobre el tema del ciberacoso, cómo identificarlo, cómo prevenirlo y saberlo manejar. El propósito, además, es sensibilizr frente al tema, promoviendo la creatividad en los estudiantes para crear campañas entre grupos estudiantiles a nivel local e incluso, entre distintas instituciones educativas.

Hoy más que nunca es necesario tomar cartas en el asunto. Aunque se conocen casos de suicidio por ciberacoso, no todo caso concluye en esta tragedia. Como enfatiza Lina Saldarriaga, Ph.D. en psicología de Concordia University en Canadá para el diario El País, es importante la lucha contra el mito de que el ciberbullying siempre termina en suicidio, porque son los casos que tienen mayor difusión mediática. No obstante, no por esto el ciberacoso es un problema menor sobre el que no se deban tomar cartas  en el asunto.

De hecho, recientemente una investigación de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, concluyó que todos somos potenciales acosadores, en mayor o menor medida. El contexto de las redes sociales posibilita espacios de discusión con diferentes opiniones y según Jure Leskovec, principal investigador del estudio, solo hace falta un señalamiento negativo dentro de estas participaciones en discusiones para dar “chispa” a situaciones de agresión e intimidación entre los participantes.

En definitiva, las cifras no mienten y permiten dilucidar el problema que representa el matoneo en línea, sobre todo entre jóvenes. Sin duda, iniciativas como las lideradas por la UNESCO y por el MinTic son completamente funcionales. Si bien hace falta educación al respecto, es importante seguir tomando cartas en el asunto, ya que se ha constituido en un problema que crece tan rápidamente como el mismo internet.

Germán González
germangonzalez@entrelineas.co
Redacción Política

No hay comentarios

Agregar comentario