Edwin Rodríguez: Cuando el corazón empuja a la meta

Fuente: Cortesía Edwin Rodriguez

Hablar de deportistas paralímpicos en Colombia es sinónimo de inspiración y superación. Uno de los grandes representantes de nuestro país es: Edwin Rodríguez González, atleta con discapacidad visual, oriundo del municipio de Landazuri, Santander, quien día a día entrena para que sus sueños se vuelvan realidad.

A sus 39 años, Edwin se ha convertido en un gran referente del deporte paralímpico colombiano, gracias a sus importantes participaciones y triunfos. En el 2011, logró el tercer puesto en lanzamiento de disco, clase F11, en el Campeonato Mundial de Atletismo; para el 2012 inició la temporada con dos medallas de oro en el National Paralympic Athletics de Colombia, al ganar las competencias de impulsión de bala y disco. Luego, estuvo en la fase Nacional Paralímpica de Estados Unidos (USA Paralympic) realizada en Indianápolis, donde repite doblete de medallas doradas, nuevamente en bala y disco. El calendario lo llevó a una Parada del Circuito Nacional de Brasil, en Sao Paulo, donde volvió a ganar las dos pruebas mencionadas anteriormente, logrando además, récord nacional en lanzamiento de disco con 35,65 metros.

Participó también en los Juegos Paralímpicos de Londres, donde alcanzó un diploma olímpico en disco, al terminar quinto, mientras que en impulsión de bala fue noveno. El año lo cerró con una grandiosa actuación en los III Juegos Para-nacionales, sitio donde alcanzó dos oros, uno en disco y otro en bala; además de un bronce en lanzamiento de jabalina. Un primer puesto en F11 en lanzamiento de bala en los Juegos Para-suramericanos 2014 y en el 2015 segundo y cuarto lugar en los Juegos Para-panamericanos en Toronto, Canadá.

Estas, son algunas de las participaciones que Edwin ha logrado, así como triunfos que le han permitido cantar el himno nacional en tierras extranjeras, hecho que en su juventud, no alcanzaba a imaginar que fueran realidad. A los 20 años se preparaba para estudiar contaduría, en la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga y, mientras que el momento llegaba, trabajaba en una fábrica para conseguir los recursos. Sin embargo, un ataque con ácido hizo que su vida se modificara, aunque, asegura que “el ánimo de salir adelante y luchar por los sueños estaba intactos”.

Para su recuperación “Dios, la familia y el perdón” fueron clave para superar la difícil etapa, “fue como empezar desde cero, tenía que aprender a hacer todo de nuevo”. Estando en proceso de recuperación en la Escuela Taller para Ciegos, es donde le llega la oportunidad de ingresar al deporte, escogiendo el atletismo antes que la natación.

Al principio lo acompañaba un guía, pero “cuando vio que yo daba más que él, que corría y me desenvolvía mejor, dijo que no me podía ayudar más”, recuerda Edwin. La disciplina, humildad y simpatía que lo caracterizan poco a poco le fueron dando los resultados, pues las medallas y la oportunidad de haber estado viajando por mundo, le han traído experiencias de las cuales está agradecido por vivir. “Uno se da cuenta que las limitaciones que uno tiene son más mentales que físicas” recalca él.

Actualmente, Edwin continúa su dedicación en los entrenamientos, se prepara fuertemente para las competencias y ciclo olímpico que se vendrán pues, para él, la responsabilidad que se tiene como deportista paralímpico está más allá de demostrar lo que se logra cuando se une fe, disciplina y voluntad en un ámbito deportivo; como persona también busca trascender con su sencillez, carisma y entrega. Evidenciar la importancia de la familia, su apoyo fundamental, y la importancia de sensibilizar e inspirar a nuevas generaciones de la importancia de futuros campeones que, aparte de talento y triunfos, sean campeones en valores, dedicación y trabajo.

Andrea R. Pérez
andrearojas@entrelineas.co
Redacción Deportes

No hay comentarios

Agregar comentario