¿Cuánto le cuesta una joya de la literatura en una subasta?

Fuente: Cromos

Ubicada en una hermosa mansión del tradicional sector de Quinta Camacho, Bogotá Auctions es la casa de subastas que le ofrece a los colombianos las emociones de pujas como las vividas en Sotheby's y Christie's. E.L le cuenta de esta excitante opción de negocios y entretenimiento.

Bogotá es mucho más que ruido y furia. Como toda gran metrópoli, nuestra capital ofrece a quienes la habitan y la visitan continuas y sorprendentes muestras de su diversidad cultural. Una de ellas es precisamente Bogotá Auctions, la casa de subastas donde nacionales y extranjeros pueden disfrutar las emociones de estas pujas.

Con su fundación en 2014, los creadores de Bogotá Auctions se constituyen en los primeros en traer al país esta fascinante modalidad de negocios. Como ellos sostienen, lo hicieron con el propósito de dinamizar y ampliar de forma sostenida el mercado del arte en Colombia.

A estos grandes eventos se suman subastas de vinos y de libros como la celebrada el pasado viernes 11 de mayo. En efecto, con Charlotte Pieri, la gerente general, oficiando como martillo, Bogotá Auctions subastó un lote de más de cien ítems entre los que se contaban libros, discos, dibujos, ilustraciones y mapas y que, tras reñidas pujas, el público adquirió a precios que fueron desde los 60.000 pesos hasta cifras de siete dígitos.

Entre los artículos subastados, había mapas originales del año 1828 de la Gran Colombia; fotografías de la Marcha del silencio, impulsada por Jorge Eliecer Gaitán; de Cartagena y San Andrés de la década de 1940, y del gran Antonio Cervantes “Kid Pambelé”. Así mismo, hubo discografías grabadas en Colombia con antologías de poetas como León de Greiff y escritores como Eduardo Caballero Calderón y Jorge Zalamea, y libros de los siglos XIX y XX, entre ellos, primeras ediciones de obras exitosas como La Casa Verde, de Mario Vargas Llosa; Odas, de Pablo Neruda, y revistas y periódicos con reportajes y trabajos de Gabriel García Márquez y del poeta nadaísta Gonzalo Arango.

“Como en el caso de los vinos que subastamos en noviembre pasado, dice Charlotte Pieri en diálogo con Entre Líneas, la iniciativa de esta última subasta nació de una oferta que recibimos por parte de un vendedor; el fondo de libros fue tan interesante que nos permitió arrancar con el proyecto, y de ahí  otros vendedores consignaron. La idea era hacer una subasta histórica, y lo logramos: aunque los objetos de la subasta eran muy variados, tenían en común que eran portadores de un significado para el patrimonio histórico cultural colombiano”.

Respecto del público que asistió a la subasta, Pieri dice que puesto que “nosotros estamos especializados en arte, no sabíamos si convocar a un público muy general o a uno especializado. Al final, decidimos invitar a un público más bien amplio y a instituciones, como bibliotecas universitarias. Así, tuvimos un público general que pudo encontrar verdaderas joyas (libros firmados, primeras ediciones o libros descatalogados) a precios muy atractivos, que es lo interesante de la subasta.  Y tuvimos un público de conocedores de libros que se dejó seducir por lo que le parecía curioso, tal como los mapas del siglo XIX, que además de tener un valor histórico importante, tienen un potencial decorativo. Muchos de esos mapas doblaron su precio de salida después de una pelea entre varios postores”.

En cuanto a los precios, dice Pieri que “en la subasta del 11 de mayo, los lotes más caros tenían un precio de salida de $5.000.000. Dos de los tres lotes más caros se subastaron: la edición completa de la Revista Mito encontró postor a $5.300.000, así como el libro de poemas de Mario Rivero con ilustraciones de Obregón, con la firma autógrafa de ambos artistas. Estos dos lotes tienen valores comerciales estimados más altos que los precios de salida, pero es el interés de la subasta para los compradores: grandes oportunidades de compra. En ambos casos, la escasez del libro propuesto, así como el valor de una dedicatoria o firma autógrafa son dos de los factores de valorización más importantes”.

Queda visto que si usted tiene algún dinero por invertir y además anda en busca de fuertes emociones, debe estar pendiente de la próxima subasta de arte. Sin duda usted saldrá de Bogotá Auctions con la emoción y la certeza de llevarse un tesoro a casa.

Catalina Hernández
catalinahernandez@entrelineas.co
Redacción Cultura

No hay comentarios

Agregar comentario