Atravesando Suramérica en bici



 

Al parecer, las 21 etapas que tienen las competencias ciclísticas más importantes del mundo no son suficientes para cumplir el sueño en bicicleta de dos deportistas colombianos, quienes se propusieron rodar desde Colombia hasta Argentina en tiempo récord, siendo este, dos veces el número de etapas de una competencia de élite.

Desde hace 4 años, después de haber tenido la experiencia en el Trail Running, participando en varias ultra maratones de montaña, así como en el ciclismo, con varios viajes en bicicleta de cuatro días (Barranquilla, Santa Marta) y dos días (Medellín, San Gil); Janiel Flórez y Juan Carlos Ardila, dos apasionados por el deporte y amantes de la naturaleza, le apostaron a una travesía mucho más ambiciosa: Atravesar el continente Sudamericano hasta llegar a Buenos Aires, Argentina (7.700 km) en 46 días, hecho que pondría a prueba sus capacidades físicas y mentales en condiciones poco habituales.

Ambos practican deporte como afición, puesto que su día a día está enfocado en su trabajo, sin embargo, la pasión y experiencia en competencias de alta exigencia les ha permitido establecer un reto mayor. Algunas de las participaciones de Janiel han sido en la Media Maratón de Bogotá, maratones de 42 Km y Ultra maratones de 50Km, 80Km, 109km, 164Km, 167 Km, así como travesías de cuatro días en bicicleta; mientras que Juan Carlos ha estado en ascensos a la Torre Colpatria, Duatlones y Ultramaratones de 110 km y 160 km y Media Maratón de varias ciudades del país.

Si bien varios han intentado el viaje por Suramérica en bicicleta e incluso, por todo el mundo, hasta el momento nadie se ha atrevido a realizarlo en tan corto tiempo. “Escuchamos de vez en cuando que un extranjero estuvo de paso por Colombia en bicicleta o que un colombiano emprendió un viaje en bici por Suramérica que le llevará más de un año y la verdad es que eso no deja de maravillarnos, pero escuchar que alguien recorrió en mountain bike de norte a sur los Estados Unidos en menos de veinte días completando al final casi 5000 Kilómetros, o que un ciclista de ruta ha recorrido en 24 horas 739,7 kilómetros despierta un asombro e interés mayor, y hace que hasta muchos duden que esto pueda ser cierto. A esta clase de retos queremos enfrentarnos” aseguran.

Empezaron desde el 1 de Julio y en el momento se encuentran en la fase final, documentando etapa por etapa a todos sus seguidores por medio de Facebook, donde suben sus fotos y videos para acercar su experiencia a más personas, así como las dificultades que se encuentran en el camino: Día 26 o como ellos lo llaman “Día de locos”, después de arrastrar sus bicicletas para subir una gran pendiente que prácticamente parecía una escalada, bajo unos 40 grados de temperatura y envueltos por el polvo del terreno, logran llegar a su destino y cuentan  “Estoy seguro que no hay otros que hayan hecho esta ruta. Son más de 100km de trocha que nos tocó hacer porque La Panamericana sur está cerrada por un derrumbe causado por un temblor, ¡Es la ruta más salvaje que he hecho en mi vida!”.

Sumado a esto, también tienen la oportunidad de compartir los paisajes, fenómenos naturales y los terrenos más extremos por los que pasan: Carreteras extremadamente delgadas, ubicadas justo en el borde del abismo; desiertos que parecen de otro planeta y hasta puntos curiosos donde paran los turistas, como las Líneas de Nazca en las Pampas de Jumana, Perú, son algunas de las experiencias que los animan aún más para seguir y compartir.

La alimentación junto con el descanso, son dos de los elementos más importantes para mantenerse en buenas condiciones; el viaje tiene un costo energético diario de aproximadamente 6.000 calorías, tres veces el consumo calórico promedio de una persona normal. Sin embargo, a veces se dificultaba poder hacerlo. En el día 36, llegando a la frontera con Argentina cuentan que “no pudimos comer, los restaurantes cierran a las 12 y abren nuevamente hasta las 9 de la noche. Todos los negocios cierran y la ciudad permanece sola hasta las siete de la tarde”. Otros días sí tenían la suerte de poder encontrar un ángel en el camino, como les pasó en el día 18, después de pasar por Chimbote y estando en medio de la nada se encuentran a Don Clemente y su restaurante, “el lugar más emblemático para todo aquel que hace esta travesía por Suramérica, le dan la comida gratis y se firma el libro donde todos los que han hecho esta travesía, dejan su huella, somos los más rápidos hasta el momento en bici” cuentan.

Con esto, buscan llevar la bandera colombiana por toda Suramérica y recorrer sus paisajes de forma poco habitual y extrema, dejando en alto el ciclismo y, claro está, poder ser los primeros en establecer un récord para la historia de viajes en bicicleta en tan corto tiempo.

Andrea R. Pérez

andrearojas@entrelineas.co

Redacción Deportes

No hay comentarios

Agregar comentario