Sobrevivientes de un ataque aéreo mortal en Libia exigen evacuación

Los sobrevivientes de los ataques aéreos mortales en un centro de detención de migrantes en Libia que mataron a al menos 60 personas han protestado y han pedido una evacuación urgente.

Desde el ataque del martes por la noche, cientos de migrantes y refugiados de Sudán, Etiopía, Eritrea, Somalia y otros países han estado durmiendo fuera del centro de detención de Tajoura, al este de Trípoli, reacios a regresar al interior por temor a otro ataque.

El Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA), con sede en Trípoli, ha culpado a los comandantes militares renegados Khalifa Haftar por los ataques, mientras que un portavoz de su propio Ejército Nacional de Libia (LNA) negó que fuera responsable.

Seis sobrevivientes aún en Tajoura, comunicándose con Al Jazeera usando teléfonos ocultos y deseando permanecer en el anonimato, dijeron que algunos inmigrantes estaban organizando una huelga de hambre.

«No hemos comido desde ayer por la mañana. Estamos ayunando … hasta que tomen una decisión», dijo un hombre.

«No necesitamos comida. La única solución es sacarnos de aquí. Necesitamos la evacuación a un lugar seguro».

Los sobrevivientes dijeron que siguen asustados a pesar de que los médicos visitaron el lugar para brindar asistencia médica y psicológica.
Captura de pantalla de Libia

Agregaron que el jueves, los guardias intentaron hacer que regresaran a los pasillos que estaban cerca del área de almacenamiento de armas, amenazando con llamar a los combatientes para obligarlos a entrar si no cumplían.

Comunicándose a través de Facebook, un portavoz del centro de detención de Tajoura confirmó que los detenidos se habían negado a mudarse al interior, pero negó que hubiera una tienda de armas cerca.

«La celda en la que quieren encerrarnos está conectada a tres tiendas de armas», dijo un refugiado sudanés.

«Como ser humano, ¿cómo puedes poner a las personas en las celdas cerca de las armas? No necesitamos quedarnos en Tajoura, por favor ayúdanos, mundo», dijo otro hombre.

El sábado por la mañana, los sobrevivientes también le dijeron a Al Jazeera que podían escuchar más ataques aéreos en la distancia.

«Esta mañana, pudimos escuchar ataques aéreos a unos 400 a 500 metros de nosotros. [Los objetivos fueron alcanzados] cuatro veces, así que tenemos miedo», dijo un hombre de Eritrea. «Los aviones siguen volando a nuestro alrededor, por lo que no podemos entender por qué la agencia de refugiados de la ONU no tomó medidas inmediatas para evacuarnos a un lugar seguro».

«Ahora solo esperamos la muerte».

Otro hombre sudanés dijo que podían escuchar las armas pesadas que se usaban a su alrededor.

«Todavía estamos en huelga de hambre y nadie se preocupa por nosotros. Todavía estamos esperando en el calor. Nuestros hermanos están muertos, ¿por qué nadie responde?»

Los sobrevivientes dicen que rechazaron un plan de ACNUR para llevar a 58 de ellos a un centro administrado por la organización en una zona más segura de la ciudad, y dijeron que les preocupaba que cualquiera que quedara atrás fuera abandonado y que los guardias de Tajoura confiscaran sus teléfonos para que no pudieran apelar para obtener ayuda más.

El ACNUR no respondió a una solicitud de comentarios.

«Le agradezco a Dios que tengo tanta suerte porque [escapé] del [fuego]», dijo un sobreviviente, refiriéndose al ataque aéreo del martes por la noche. Al igual que otros, estuvo preocupado durante meses, algo así sucedería porque el centro de detención está ubicado en un complejo utilizado por combatientes alineados con GNA que lo usan como base militar.

«Estamos muy asustados. Están lanzando bombas desde los alrededores, desde sus tiendas», dijo.

«Salimos de nuestros países debido a las guerras. Solo buscamos protección y una vida mejor. Fuimos torturados, asesinados, obligados a trabajar y obligados a portar armas», dijo otro hombre.

Al igual que otros sobrevivientes, también cree que el número de muertos por el ataque no se informó en función de la cantidad de detenidos en la sala que fue golpeada directamente.

«Aquí, en el centro de detención de Tajoura, hemos perdido muchos inmigrantes», dijo. «Algunos de los migrantes no fueron encontrados debido a que sus cuerpos fueron cortados en pedazos … todavía podemos oler los cuerpos muertos».

Casi 1.000 personas han muerto desde que Haftar lanzó un impulso hace tres meses para capturar Trípoli, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estimulado por el ataque del martes, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió un alto el fuego el viernes.

Adam Booth

Como escritor que ha documentado numerosos editoriales, Adam es el ejemplo perfecto de claridad y perfección para editar artículos de noticias. Le encanta escribir editoriales de negocios con una investigación de mercado adecuada, a la vez que se mantiene informado sobre los últimos desarrollos en temas de tendencias.
Adam Booth

Acerca de Adam Booth

Como escritor que ha documentado numerosos editoriales, Adam es el ejemplo perfecto de claridad y perfección para editar artículos de noticias. Le encanta escribir editoriales de negocios con una investigación de mercado adecuada, a la vez que se mantiene informado sobre los últimos desarrollos en temas de tendencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *